Los profesionales asociados en ASCELCRE, que hoy se han integrado en UPTA, esperan que su voz sea escuchada por las administraciones, agotados de luchar en solitario contra el intrusismo profesional.

Son oficialmente algo más de 1.000 profesionales en el sector, que vienen luchando por conseguir una homologación de la normativa en todo el territorio nacional.

Sujetos a controles periódicos por parte de las administraciones y cansados de ser los únicos que cumplen con las garantías necesarias y las normativas existentes en los distintos ámbitos territoriales, están dispuesto a llegar a donde haga falta para defender su modelo de negocio y su forma de vida.

Para el presidente de UPTA, Eduardo Abad, “la incorporación de esta organización supone un paso más en la solidez de una estructura como la nuestra que crece cada día, son estas organizaciones sectoriales las que le dan alma a nuestra asociación, empezamos un camino con ellos para aunar esfuerzos y llegar a las metas que se proponen”.

Por su parte Encarnación Meruelo, presidenta de la Asociación, ha querido destacar el paso que hoy dan al integrarse “en la organización que mejor ha entendido los problemas que nuestro sector está atravesando, estamos ilusionados con la puerta que se abre para conseguir plantar cara a la injustificada pasividad de las autoridades, tenemos que erradicar los criaderos clandestinos de mascotas no sólo para defender nuestros negocios, también para velar por la salud pública y el bienestar de nuestros animales de compañía”.