DURANTE EL MES DE JULIO HA HABIDO 8 FALLECIMIENTOS, LO QUE ELEVA LA CIFRA TOTAL A 41

 

Además, también asciende el número de accidentes que han causado baja al colectivo de autónomos, 18.942 de los que 1.291 han sido in- itinere. Fundamentalmente se han producido en el sector de la construcción y sectores afines, servicios e industria.

Con la entrada en vigor del Real Decreto-ley 28/2018, de 28 de diciembre, los autónomos ya figuran en las estadísticas de siniestralidad, con la universalización de la cotización de accidentes de trabajo y enfermedad profesional.

Sin embargo, y pese a resultar fundamental para nuestro colectivo las actividades encaminadas a desarrollar planes de prevención de riesgos laborales y de protección de la salud de los trabajadores, aún no hemos conseguido determinar con el Ministerio de Empleo y los organismos encargados de esta competencia el desarrollo de acciones directas con nuestros autónomos, que ayuden a disminuir los datos tan elevados de siniestralidad laboral.

Desde UPTA entendemos que nada justifica la paralización de acciones derivadas de la prevención de riesgos laborales, ya son 41 las tragedias sucedidas en nuestro colectivo y al ritmo de crecimiento que hemos vivido en este último mes podrían situarse en más de 70 a final del año.

Además, no sólo tenemos que contar con el alto coste en vidas humanas, también es conveniente matizar la imparable cifra de autónomos que han padecido graves accidentes de trabajo, que en la mayoría de los casos han conllevado bajas de larga duración y un porcentaje muy elevado de incapacidades permanentes.

Desde UPTA insistiremos al Ministerio para que desarrolle una estadística exhaustiva de la siniestralidad del trabajo autónomo, para poder abordar el problema con garantías y detectar dónde están las claves para contrarrestar esta dramática situación.