ESTE PASADO MES DE NOVIEMBRE SE HAN PERDIDO OTROS 3.700
COMERCIOS Y 4.407 ESTABLECIMIENTOS DE HOSTELERÍA

Los datos publicados por el ministerio de empleo esta mañana no dejan de sorprendernos.

En el último trimestre han desaparecido 7.000 comercios y casi 10.000 establecimientos
Hosteleros.

En cifras netas hemos perdido 4.474 autónomos. Las actividades científicas y la educación han amortiguado la caída con casi 2.700 activos a la seguridad social, pasando el Régimen a poseer
3.254.138.

Con estos resultados y a la luz de la imparable senda de destrucción de los dos principales sectores de actividad de los autónomos, seguimos siendo testigos de que no se están adoptando medidas paliativas por parte de las administraciones autonómicas, fundamentalmente por parte del ministerio de industria y comercio, siguen sin tomarse medidas que frenen el desastre.

Sin duda la cuarta revolución industrial en la que esta absolutamente arraigada esta destrucción del comercio sólo se combate desarrollando un nuevo modelo de gestión comercial. Formación en ciencias de la comunicación, la cooperación económica entre autónomos y la modernización de sus mecanismos de producción, serian la vía de escape necesaria, pero lamentablemente ni siquiera se vislumbra un mínimo movimiento al respecto.

Han sido muchas las ocasiones en las que nuestra organización ha tratado de poner encima de la mesa este drama ante la máxima responsable del Ministerio, sin que hasta el momento tuviéramos éxito.

Por otro lado no podemos quedar impasibles ante la situación de destrucción de los pequeños negocios dedicados a la hostelería de menú diario, las medidas que se han adoptado hace unos años al respecto de la cotización en seguridad social de los denominados cheques de comida y la falta de una normativa para tratar de conseguir que los autónomos podamos utilizar este mecanismo de pago de nuestra manutención, están destruyendo sin lugar a dudas una parte muy importante de los pequeños establecimientos hosteleros de los polígonos industriales y carreteras, que encontraban en esta formula de pago un tremendo acicate de sus negocios.